Cardinal Egidio de Albornoz

Cardinal Egidio de Albornoz

albornozCardinal Egidio de Albornoz

El arzobispo de Toledo Egidio de Albornoz era el legado papal en Romaña enviado por el Papa Inocencio VI para restaurar el orden en las ciudades rebeldes. Ya distinguido en la guerra contra los moros, Albornoz logró en menos de tres años – entre 1353 y 1356 – aislar a Francesco Ordelaffi, señor de Forlí, obteniendo así su rendición en 1359. Último baluarte de la resistencia de los Ordelaffi en contra del Papa, Forlimpópoli fue víctima de represalias pesadas infligidas por el cardenal legado. A principios de 1361 la ciudad capituló y fue derruida: las paredes y la catedral fueron derribadas y sobre los restos de ésta última, fue construida una fortaleza llamada Salvaterra, mientras que la sede del obispo fue trasladada a Bertinoro. El castigo infligido a la población por Albornoz fue ejemplar: la ciudad dejó de existir. Sólo en 1379 Forlimpópoli fue devuelta por el Pontífice a Sinibaldo Ordelaffi que inició la reconstrucción de la nuevas murallas y de la fortaleza.

(picture by P. Novaga)