Pellegrino Atrusi

Pellegrino Atrusi

ritratto_pellegrino

Pellegrino Artusi: el hombre que vivió tres veces
Pellegrino Artusi vivió al menos tres vidas. La primera, la de aldeano, hijo de pequeños comerciantes, único varón con seis hermanas, fue a la escuela primaria y de aprendizaje en Livorno. Después del incidente de robo de 1851, la familia Artusi se trasladó a Florencia, donde rescató un puesto de tejidos, comerciando con la Romaña, criadora de gusanos de seda, y prosperó tranquilamente. De la pobre Romaña a la Toscana, pasando por los montes Apeninos, Pellegrino Artusi entró así en su segunda vida, en la que se hablaba italiano, se almorzaba bien y en la que comenzó a sentirse italiano. La tercera vida de Pellegrino Artusi comenzó como soltero, en un apartamento en los nuevos barrios de Florencia, en Piazza D’Azeglio 25, cuando se retiró de los negocios y decidió obtener una educación propia. Leer, memorizar, estudiar, tomar nota y escribir. Su ambición de hombre cultivado lo llevó a publicar a su cargo la vida de Ugo Foscolo y Observaciones en el apéndice de treinta cartas de Giuseppe Giusti. En 1891, a los setenta años, por un golpe de genialidad o de locura senil, publicó a su cargo mil copias del libro “La ciencia en la cocina y el arte de comer bien”. Sobre esta obra habló muy bien Mantegazza en el Almanacco igienico popolare (almanaque higiénico popular) y el amigo editor Bemporad favoreció su distribución. En 1895, una reedición de mil ejemplares y un centenar de recetas añadidas, confirmaron que el libro no había sido inútil. Después de 1897, las tiradas aumentaron y los intervalos entre las publicaciones se acortaron hasta 1911, año de la muerte de Artusi y de la decimoquinta edición. A partir de entonces, la Ciencia en la cocina continuó a imprimirse a la velocidad de 10.000 ejemplares al año. Pero, ya un año antes de la muerte de Artusi, era un clásico que competía con los grandes de la literatura italiana.