TRAS LAS HUELLAS DE ARTUSI

TRAS LAS HUELLAS DE ARTUSI

Recorrido al descubrimiento de Pellegrino Artusi, el ilustre gastrónomo que con su manual unió por primera vez a Italia en la mesa.

Para este itinerario, por favor, póngase en contacto con la Oficina de Turismo, ya que algunos de los establecimientos del recorrido proporcionan tiquets y/o reserva.

Oficina de Información Turística: Tel.: +39.0543.749250 – cell. 349.8401818turismo@comune.forlimpopoli.fc.it

Duración de la visita: 2 horas.

Etapa n. 1 - La casa de Pellegrino Artusi (Piazza Garibaldi)

LAPIDE_ARTUSIForlimpopoli

La familia de Pellegrino Artusi tenía su casa en la plaza principal, con las ventanas que daban hacia el monumento principal de la ciudad: la fortaleza. Un pequeño pórtico con dos arcos en la parte inferior y, encima, un cuerpo elegante y esbelto que se distingía de alineación de los edificios adyacentes. Al lado, estaba la tienda de la familia – como escribe Artusi, una especie de «mezcolanza» donde se vendía «un poco de todo»: ovillos de algodón, chocolate, cola, jabón, cera, aceite de oliva, azúcar, café, pimienta, nuez moscada, canela y, también tierras minerales, clavos, vidrio, plomo… Lamentablemente, la casa donde Pellegrino nació el 4 de agosto 1820, único varón de los trece hijos de Agostino Artusi y Teresa Giunchi, ya no existe: en 1961, cuando la Proloco local celebraba el quincuagésimo aniversario de la muerte del grande gastrónomo, fue demolida y reemplazada por un edificio anónimo destinado para tiendas, oficinas y apartamentos. Sólo queda una placa para perpetuar su memoria:

04/08/1820 – 30/03/1911. PELLEGRINO ARTUSI, INTRODUCIENDO LA CIENCIA EN LA COCINA CON LAS GRACIAS DE LA BELLA ESCRITURA ENNOBLECIÓ EL ARTE DE COMER BIEN DE SI MISMO Y DE LA HUMANIDAD PROBANDO A LOS POBRES EN VIDA Y EN LA MUERTE BENEMÉRITO.

Los habitantes de Forlimpópoli, 14 de septiembre de 1961.

Etapa n° 2 - Teatro Verdi (Piazza Fratti, 7-8)

TEATRO VERDI PALTEA

En la noche del 25 de enero de 1851, el teatro de Forlimpópoli fue testigo de una de las acciones más famosas de la banda del bandido Stefano Pelloni, llamado “il Passatore”. Durante el intermedio de una obra de teatro, unos quince bandidos subieron al escenario y, a la abertura del telón, se aparecieron ante los nobles y burgueses de la platea: llamados uno a uno, éstos fueron despojados de todo lo que tenían y, en los casos en que el botín no se consideró suficiente, acompañados a sus propias casa para agarrar todo lo valioso. Entre las familias asaltadas esa noche trágica, estaba también la de Pellegrino Artusi, cuya hermana, que se había refugiado aterrorizada en el techo, fue violada.

teatro verdi LAPIDE PASSATOREDentro del teatro, una placa de Olindo Guerrini recuerda aún el trágico acontecimiento, que fue seguido por la decisión de la familia Artusi de vender la casa y la tienda de Forlimpópoli para trasladarse a Florencia. El teatro en el que il Passatore realizó su acción tristemente más notoria, fue inaugurado en 1830 y se colocaba en el salón de honor de la fortaleza, contiguo a la sede del Ayuntamiento: en él se llevaban a cabo las actividades locales de l’Accademia degli Infiammati y se realizaban las temporadas anuales de música y de prosa. Según un proyecto del arquitecto de Bertinoro Giacomo Fabbri, la sala de teatro fue ampliada y reorganizada de manera más “moderna» a partir de 1878, asumiendo en la reapertura en 1882, la clásica forma de herradura y enriquecida por dos filas de galerías sostenidas por finas columnas de hierro fundido. Dedicado a Giuseppe Verdi, el pequeño teatro de Forlimpópoli fue totalmente restaurado y, en 1982, cien años después de su primera inauguración, devuelto a la comunidad en toda el encanto del siglo XIX.

Etapa n° 3 - Casa Artusi (via A. Costa, 27)

Salotto Artusi 01Éste es el verdadero corazón palpitante de la ciudad de Artusi. Resultado de una restauración compleja y sofisticada, Casa Artusi nació en 2007 en el área del antiguo convento de los Siervos de María, cuyos orígenes se encuentran en la edad de oro del Renacimiento maduro. Construido en la segunda mitad del siglo XV, en el lugar donde se encontraban, desde la Edad Media, el hospital y el oratorio de la Cofradía de i Battuti Neri (de la buena muerte), el convento tomó su forma definitiva a lo largo del siglo XVIII. La iglesia, en particular, a partir de 1707 asumió la planta central actual y fue equipada con un impresionante tambor elíptico. En el interior, rico en estucos y obras de arte, destacan una valiosa Anunciación de Marco Palmezzano (1533) y el órgano con las puertas pintadas por Livio Modigliani (1576). Casa Artusi hoy posee todo el complejo monumental y sus 3.000 metros cuadrados están estructurados en una serie de áreas con funciones diferentes pero todos atribuibles a las distintas expresiones de la cultura gastronómica. Es, al mismo tiempo, escuela de cocina, restaurante, taberna, bar de vinos, museo, biblioteca y contenedor de eventos: es, esencialmente, la expresión viva de la cocina doméstica, de acuerdo con las enseñanzas de Pellegrino Artusi y de su ciencia en la cocina y el arte de comer bien. En particular, en la biblioteca gastronómica, en la planta baja, se sitúan los preciosos muebles de la casa florentina de Pellegrino Artusi: el estudio y la sala de estar, incluyendo la espléndida pintura «Tiziano pintando a Venus» (1882), del artista Angiolino Romagnoli, única obra que no fue vendida en subasta y que volvió a la ciudad natal. También se conservan su elaborada colección de libros de literatura y gastronomía, su extraordinario archivo con los textos originales de las primeras ediciones del manual, el manuscrito de la autobiografía y unas 2.000 cartas enviadas a Artusi por fieles lectores y especialmente lectoras. Entre los documentos, hay un pequeño trozo de papel amarillento: es el telegrama del 1 de abril de 1911 que comunica la muerte de Artusi, producida dos días antes y el nombramiento de la ciudad de Forlimpópoli como testamentaria. Artusi, a pesar de haber vivido sesenta años en Florencia, no quiso olvidar su país natal que, sobre todo a partir de la organización de la Fiesta Artusiana, ha iniciado con convicción un proyecto para valorar su pensamiento y su obra. Casa Artusi representa su punto de excelencia y también el medio indispensable para conocer la buena cocina doméstica de acuerdo con las enseñanzas del maestro del que lleva orgullosamente el nombre.

Tappa n. 4 - Monumento ad Artusi

statuaIl monumento dedicato a Pellegrino Artusi, dello scultore forlimpopolese Mario Bertozzi, si pone significativamente sulla via Emilia, all’ingresso della città per chi proviene da Forlì. L’opera in bronzo, dai caratteri monumentali, offre un’immagine del maestro così come appare nell’unica fotografia esistente pubblicata nella tredicesima edizione (1909) del suo manuale: alto, impettito, con il volto contrassegnato da imponenti basette granducali che gli coprono il colletto inamidato di una prefettizia d’ordinanza e con un elegante cappello a cilindro da passeggiata domenicale.  Mario Bertozzi, l’artista che lo ha eseguito, si definisce “l’ultimo romagnolo” e in tutte le sue opere ha tentato di rappresentare i caratteri peculiari della Romagna più sanguigna ed estroversa, legata alla terra e alle espressioni più genuine del mondo animale, come nei suoi galli e nei suoi tori, potenti e superbi nella loro incontenibile esuberanza e virilità.